domingo, 28 de mayo de 2017

PATRICIA DE HARO 3ºESO B. GANADORA DE NUESTRO VII CERTAMEN DE NARRATIVA


Patricia De Haro, alumna de 3ºB gana el VII Certamen de Narrativa que el IES Padre Poveda convoca cada año para celebrar la Feria del Libro.Enhorabuena y muchísimas felicidades. Os dejo su cuento para que podáis leerlo.

LA ERA DE LOS ALEJANDRÍAS

La tenue luz del amanecer comienza a colarse por las rendijas de la persiana, y el suave cantar de los gorriones hace que me despierte. Miro el reloj que hay encima de mi cómoda, y veo que aún quedan un par de minutos antes de que mi hermano entre a despertarme con su amplia sonrisa y su buen humor. Aprovecho esos minutos para mirar al techo e imaginarme viviendo en un lugar diferente, en unas condiciones diferentes, en un mundo diferente. Una lástima que tan sólo sea una fantasía que nunca vaya poder cumplir. De repente, oigo el chasquido característico de la cerradura de la puerta vieja de mi habitación y me hago la dormida. Mi hermano se abalanza sobre mí y empieza a hacerme cosquillas y a reírse a carcajadas. Por muy difícil que sea nuestra situación, cuando estoy con él se me olvida todo por lo que tenemos que pasar día a día y, por un efímero pero agradable espacio de tiempo, llego a creer que estamos viviendo realmente en ese mundo por el que mi imaginación suele vagar.
-¡Vamos, Aledis, despierta! ¡Hoy tengo el presentimiento de que va a ocurrir algo que cambiará nuestra vida para siempre!
-No seas ingenuo, Nil. Siempre dices lo mismo y nunca pasa nada. ¿No crees que es buen momento para dejar de auto engañarnos y aceptar que el Régimen de nuestro país siempre va a desfavorecer a los inmigrantes como nosotros?
-Venga ya, no seas tan negativa bichito, esta vez pasará. Y si no sucede hoy, sucederá mañana, pero algo cambiará. Confía en mí.
No puedo evitar sonreír. A pesar de ser mayor que yo, tiene esa vitalidad implícita siempre presente. Es despierto, cariñoso y atento a todo lo que le rodea; totalmente diferente a mí. Me dirijo al pequeño cuarto de baño y me miro en el espejo. No puedo evitar fijarme en que mis ojos están adoptando un tono violáceo, casi púrpura. Cuando nací tenía los ojos de un azul frío y profundo, pero a medida que fui creciendo fueron oscureciendo, hasta que esta mañana han cambiado completamente de color. Decido restarle importancia; ``será el reflejo de la luz´´- pienso, y empiezo a prepararme. Me recojo la larga melena color azabache en una coleta y me visto con el uniforme del instituto. En cuanto voy a la cocina a por la mochila, mi hermano me mira con una expresión compungida.
-Lo siento, Aledis. Esta mañana tampoco he podido traer nada para desayunar… el salario que gano en las minas no es suficiente. De verdad, yo…
-No te preocupes, Nil. Puedo sobrevivir perfectamente sin desayunar una mañana. Nos vemos luego, ¿vale?
En ese momento, frunce el ceño y se acerca poco a poco fijándose en mis ojos. Antes de que pueda preguntar, me despido rápidamente con un beso en la mejilla.
Salgo rumbo al instituto y no puedo evitar fijarme en cómo las calles de nuestro Sector están atestadas de guardias armados hasta las cejas. Sus miradas se posan en mí, me intimidan y un sudor frío recorre mi espalda: saben que provengo de familia sudamericana. Mis rasgos y mi tono de piel distan mucho de parecerse a la raza aria que ahora habita en todo el Norte del continente americano. Al menos, mi hermano y yo conseguimos unas cédulas falsas antes de acabar en el mismo destino de nuestros padres: repatriados. Es irónico consolarme con que no volveré a ver a las personas que me dieron la vida, pero, a pesar de que suene egoísta, quiero seguir viva.
Después de varias horas de clase (o, como a Nil y a mí nos gusta llamarlas, adoctrinamiento de cerebros a favor del Régimen) vuelvo a casa. Mi hermano esta vez no tiene esa chispa en su mirada. Algo sucede.
-¿Nil? ¿Estás bien?
-Eh… esto… ¡sí, claro! Me has pillado absorto en mis pensamientos. He conseguido algo de sopa, aun que esta fría. Al menos asentará el estómago, ¿no?
-Claro.- le sonrío haciéndole creer que me he tragado su excusa, pero a pesar de no haberlo hecho, decido no indagar más en el asunto.
Para romper el silencio que nos rodea, enciendo la radio vieja que encontré en la calle. Al principio, me resulta complicado localizar una emisora estable, pero cuando lo consigo, tampoco ponen nada que me alegre escuchar.
-Otra vez más noticias sobre el Gobierno. ¡Parece que no se cansan de soltar mentiras nunca!
-¡Espera, calla!- me espeta Nil.- Súbele el volumen, Aledis, esto parece importante.
Hago caso a lo que me pide, y empezamos a escuchar con atención:
``COMUNICADO A TODOS LOS CIUDADANOS DEL SECTOR 3: Se ha detectado recientemente una epidemia extraña, totalmente desconocida. Está afectado a jóvenes de entre 15 y 19 años. El principal síntoma característico es el cambio en el color de los ojos, que empiezan a volverse violetas. Rogamos a todos los infectados que acudan urgentemente a la Sede Central en el Sector 1 por voluntad propia. De lo contrario, una patrulla pasará revisando vivienda por vivienda, debido al alto riesgo de contagio. Les agradecemos su colaboración.´´
En ese preciso instante, miro a mi hermano, que está completamente pálido. Corre despavorido hacia mi habitación y veo como empieza a empaquetar mis cosas y a poner mi ropa hecho un auténtico caos.
-¡Nil! ¿Se puede saber qué mosca te ha picado? ¿Qué narices haces empaquetando mis cosas? ¡Para, esto no tiene ningún sentido!
Se acerca lentamente a mí con un gesto de preocupación. Empiezo a asustarme. Deja la mochila en el suelo y me coge las manos. Están frías y tiembla como nunca antes lo había hecho.
-Escúchame atentamente, Aledis. Esto es serio. Seré breve,  no tenemos mucho tiempo. Esto no es una epidemia, esto es diferente. Lo llaman síndrome de Alejandría, y es una condición genética muy extraña que se da en muy pocas personas. Mamá lo tenía, pero nuestros padres no sabían si en alguno de los dos llegaría a manifestarse alguna vez. Esta extraña condición hace que el ADN de las personas se perfeccione hasta tal punto en el que llegan a ser seres completamente idealizados: son personas bellas, ágiles, astutas, valientes y rebeldes, tal como tú eres. De hecho, llegan a vivir mucho más de lo que una persona con un ADN normal podría hacerlo, alcanzando los 150 años de vida o incluso más. No sé para qué quiere juntar el Gobierno a la gente con el síndrome, pero tengo la certeza de que es una trampa. Tienes que huir, Aledis, y tienes que hacerlo ahora.
De pronto, unos golpes muy estridentes suenan en toda la casa.
-¡ABRAN A LAS AUTORIDADES O DERRIBAREMOS LA PUERTA!
-Es ahora o nunca.- me dice mi hermano.
Me despido de él con un corto abrazo y salgo por la puerta trasera. Echo a correr como nunca antes lo había hecho. A mis espaldas, oigo las  voces de los guardias diciendo que me detenga, pero yo sigo corriendo. El aire me da de pleno en la cara y se me alborota el pelo, pero eso no importa. Noto como mi respiración se entrecorta y las piernas se me entumecen, pero aun así no paro. A pesar de esto, oigo los pasos de los guardias cada vez más cerca. No puedo rendirme, ahora no. Giro a la izquierda en un callejón, y corro hasta el final de este. Por desgracia, es un callejón sin salida. Me giro y veo a un guardia alto y corpulento postrado en frente mía. Me asesta un golpe en la sien con la culata de su pistola y, después, sólo hay oscuridad y silencio.
Empiezo a notar un dolor punzante en toda la cabeza, parece que me va a estallar cual bomba de relojería en cualquier momento. Me rozo delicadamente y veo que estoy sangrando. Me encuentro totalmente desubicada. No sé donde estoy, ni que ha pasado, ni hacia donde me dirijo. Empiezo a recordar imágenes esporádicas, y poco a poco comienzo a atar cabos. Aun aturdida, me incorporo y observo a mí alrededor. Estoy en la parte trasera de lo que parece ser un camión militar, y el fusil del guardia que me golpeó en la cabeza ahora apunta directamente en mi dirección.
-Estate quieta si no quieres llevarte un balazo.
-¿Hacia dónde me lleváis? ¿Qué pretendéis hacer conmigo? ¿Y mi hermano?
-Demasiadas preguntas, belleza. Por ahora solo debes saber que estamos de camino hacia la Sede Central. No puedo decirte más; el resto de cosas son irrelevantes.
Opto por hacer lo más sensato: mantener la calma. A pesar de que la verdadera Aledis se habría lanzado directamente hacia él, decido actuar con cautela. Empiezo a pensar en Nil, y no puedo evitar rememorar lo que me dijo esta mañana. Recuerdo su rostro, tan impecable y sonriente como de costumbre, diciéndome que hoy pasaría algo que cambiaría nuestras vidas para siempre. ``Parece ser que no te equivocabas, Nil. Maldita sea, ¿por qué siempre tienes que llevar la razón en todo?´´. La idea de que no volveré a verlo nunca más se materializa en mis pensamientos. Se me rompe el corazón en mil pedazos,  le necesito como nunca he necesitado a nadie. Nunca me he permitido el lujo de llorar, he preferido mantener la coraza de chica fuerte, pero ahora necesito hacerlo para desahogarme. Es una sensación extraña, pero reconfortante. Quizá tenga que hacerlo más a menudo.
Pasan las horas, y una vez que ha anochecido llegamos a la Sede Central. Antes de bajar del camión, el guarda me pone unos grilletes en las muñecas y en los tobillos y, mientras me dirige hacia recepción, me susurra:
-Una pena que una chica tan guapa como tú tenga como destino un final como este, ¿no crees, belleza?
Una oleada de repugnancia me recorre de arriba abajo, pero me recuerdo que debo mantener la calma. ``Ahora no es momento, Aledis. Contrólate´´. El guardia debe de haberse percatado de la expresión de asco que ha emanado en mí, por que empieza a reírse discretamente.
Acto seguido, me conduce a una sala muy amplia y luminosa de paredes blancas, en la que sólo hay una camilla y una mesa de operaciones plagada de instrumentos quirúrgicos en el centro. Me obliga a tumbarme en la camilla.
-Espera hasta que llegue la enfermera. No intentes huir, la puerta y las paredes están blindadas; no tienes escapatoria.
En cuanto el guardia sale por la puerta, me pongo en pie de un salto. Era de esperar que no siguiese sus indicaciones. Mi atención es captada por un documento que hay encima de la mesa de operaciones. ``EXPEDIENTE Nº 5692´´. Siempre he sido una persona muy curiosa así que, ya que no tengo nada que perder, lo abro y lo leo detenidamente. En él aparece mi grupo sanguíneo, mi huella dactilar, mi historial médico… Me parece muy extraño que el Gobierno posea toda esta información sobre mí, cuando nunca he usado ninguno de los servicios públicos que ofrece exceptuando el instituto. ¿Cuánto tiempo llevan siguiéndome la pista? ¿Qué es lo que tengo que tanto les llama la atención? De pronto, una mujer entra a la habitación. Doy un respingo sobresaltado
-Tranquila. No voy a hacerte daño. Mi nombre es Calíope. Necesito hacerte un reconocimiento en líneas generales para asegurarme de que tus constantes vitales están en buenas condiciones, así que por favor no te muevas.
Me extrae un poco de sangre gracias a una incisión en el dedo índice. Acto seguido, me hace un par de pruebas varias, y después me envía con el guarda de nuevo. Me lleva a un calabozo oscuro, totalmente aislado. Me dejo caer en la pared, exhausta. Ha sido un día largo lleno de emociones, ¿Quién sabe si el último?
Cuando estoy a punto de dormirme, una voz grave y tensa me despierta.
-Eres nueva, por lo que parece.
-¿Quién eres?
-Oh, vaya, se me ha olvidado presentarme, que maleducado. Mi nombre es Kilian, y, al igual que tú, también tengo el síndrome de Alejandría. Vengo del Sector 7. Tú y yo somos los únicos que poseemos el síndrome. Supongo que querrás información, ¿no?
-Si estás dispuesto a ofrecérmela, no te la rechazaré.
-Me lo suponía. Bien: te doy la bienvenida a tu nueva vida como rata de laboratorio. Aquí te harán todo tipo de pruebas hasta que tengan lo que buscan: tu ADN. Podrán extraértelo de mil maneras y, una vez que lo hayan hecho, te matarán. ¿No suena genial? Yo, en tu lugar, estaría tremendamente emocionada.
No sé por qué, pero el tono burlesco e irónico con el que habla me hace querer escucharlo mucho más.
-Casi no puedo sostenerme en pie de la emoción. Y, ¿para qué dices que quieren nuestro ADN?
-¿No es elemental, querida…?
-Aledis, me llamo Aledis.
-¿No es elemental, querida Aledis? Quieren crear una raza con una información genética perfecta para controlarlo todo. Pero tú y yo no se lo vamos a permitir, ¿cierto?
El tono de perspicacia con el que se dirige a mi me hace desconfiar un poco, pero, como bien dicen, el ser humano en las situaciones de peligro, hace todo lo posible por sobrevivir. Y yo no voy a ser menos.
-¿Tienes algún plan?- le pregunto, con un tono dudoso.
-Llevo ideando un plan para escapar desde el primer día que entré en la Sede, pero me hacía falta un compañero. Bueno, en este caso compañera.
Me guiña un ojo y empieza a explicarme el plan detenidamente. Cuando finaliza, me siento con más fuerza que nunca. No sé si es el carisma de Kilian o las ansias por saber de Nil, pero no permitiré que el Gobierno nos arrebate lo único que es nuestro: la vida.
A la mañana siguiente, Calíope aparece en nuestra celda. Estoy completamente atónita. ¿Por qué iba a ayudarnos a Kilian y a mí a escapar de la Sede?  La supuesta enfermera me guiña un ojo y veo como el tono café de sus ojos ha sido sustituido por un tono violeta muy parecido al de Kilian. ‘’Lentillas. ¿Así es como has ocultado el Síndrome, eh? Muy lista, Calíope’’- pienso. Nos da 2 chalecos antibalas y 2 rifles cargados hasta la recámara. Nos presta tarjetas de identificación para así desactivar los controles, y corremos despavoridos planta abajo. Por desgracia, el único guardia que se da cuenta de nuestra huida es el mismo guardia que me asestó el golpe en la cabeza. Empieza a correr tras nosotros mientras grita a Calíope.
-¡Traidora! ¡Impostora! ¡No debiste traicionar al Régimen! ¡Pagarás por ello!
Cada vez la salida está más cerca a nosotros, y cuando veo que es una buena oportunidad, me paro en seco. Kilian y Calíope siguen corriendo, pero yo tengo una deuda pendiente. Empiezo a pensar en que si el guarda no nos ha disparado antes, es porque está desarmado. Si hubiese tenido oportunidad de hacerlo, lo habría hecho, ya que es agresivo e impulsivo así que, aprovechando que no puede hacer nada para tomar represalias contra mí, le pego un tiro en la pierna izquierda para desestabilizarle. Cae al suelo, agonizando de dolor y, después de propinarle un golpe con la culata del revólver al igual que él hizo, le digo:
-Yo no soy ninguna ‘’belleza’’. Aprende a medir tus palabras.
Acto seguido, corro con Kilian y Calíope hacia un coche que hay en la puerta de la Sede, conducido por Nil. Una oleada de felicidad y entusiasmo me recorre el cuerpo. Me da un abrazo tan grande que me desestructura todos los huesos de mi cuerpo, pero eso no importa. Lo necesitaba.
-Eh, vosotros dos, dejad eso para luego. Tenemos algo más importante con lo que lidiar ahora mismo- dice Calíope.
La enfermera (¿o debería llamarla infiltrada?) está en lo cierto, así que partimos sin rumbo, esperando ver que nos deparará la vida.
Quizá este sea el comienzo de ese nuevo mundo con el que he soñado siempre. Quizá este sea el principio de algo nuevo.
No lo sé, no quiero saberlo. Quiero vivir y quiero vengar todas las atrocidades que está cometiendo el Régimen.
Empieza una nueva era.
La era de los Alejandrías.




CREATIVIDAD LITERARIA-HISTORIAS MÍNIMAS


Para concluir con el Programa de Creatividad Literaria realizamos en clase Microrrelatos pertenecientes ya al último nivel del programa. Os dejo una selección de los hechos en clase de 1º de Bachillerato con los alumnos de Literatura Universal.

LOURDES NAVARRO
Terminada la limpieza general, cerró los ojos y sopló las velas. Esto era una vergüenza, se había esforzado tanto para preparar todo... Y ahí estaba él, sin siquiera respirar, sin decirle nada. Había hecho tanto por él, el banquete con sus platos favoritos, todas las decoraciones alrededor de toda la casa... ¡Y nada! ¡Él ni se había inmutado! Estaba rabiando, no podía soportar esto, ¿tanto esfuerzo para nada? Cogió a su esposo en brazos. Esta noche estaba castigado, y dormiría él solo en su ataúd. ¿Qué? ¡Que estuviese muerto no era una excusa para olvidar su aniversario!

MARIA JOSÉ CONTRERAS
Me agaché tan pronto como pude, me pasó por encima tan deprisa que mis oídos vibraron y yo me asusté. Me quería picar pero no podía permitir que la saltanata me inyectara ese suero mágico para dormirme el resto de mi vida y así ella se hiciera con mi reino...

NOELIA GÓMEZ
Era un día soleado y un anciano se fue con sus nietos al parque, mientras ellos jugaban, él se sentó en un banco. Entonces su nieto Marcos se cayó, el niño le pedía ayuda a su abuelo pero él no reaccionaba por unos segundos se quedó callado y se levantó a socorrer al niño ya que este pidió ayuda, pero el hombre iba con su bastón y trompazos dio un golpe en el suelo y perdió el conocimiento. Entonces se lo llevaron al hospital y cuando abrió los ojos vio a su alrededor personas, las cuales él decía que no conocía, pero lo que no sabe él es que ellos son su familia

MARÍA TAPIAS
Hecha la limpieza general, cerró los ojos y sopló las velas aromáticas que tanto adoraba. Amelia con sus diecisiete años recordaba tiempos pasados con su familia. Terminó de limpiar y se tumbó en la cama pensando en lo que haría el resto del del día.
Salió de su departamento y fue a la biblioteca. Se pasó toda la tarde leyendo libros y cuando decidió irse a casa no se encontraba demasiado bien, no había comido en toda la tarde por lo que fue al supermercado y compró lo que más le apetecía y se fue al parque a cenar.
Era ya casi media noche por lo que decidió irse a casa. En el camino notó unos pasos así que empezó a correr. De pronto sintió un gran dolor por todo el cuerpo y lentamente abrió los ojos, estaba en su cuarto. Se había caído de la cama mientras dormía. Miró su teléfono móvil y se dio cuenta de la fecha “Diez de la mañana, Domingo” de vuelta a dormir

ANTONIO LEYVA
Hecha la limpieza general, cerró los ojos y sopló las velas. Para él, era un día cualquiera, solo lo cambiaba el hecho de que se hacía un año más viejo.
Siguió con su rutina diaria: se levantó a las siete, desayunó y empezó a limpiar. Eso sí, antes de dejar bonita su casa, se tenía que cuidar él. Corrió 10km, hizo sus series de abdominales, flexiones y pesas. Aparte de ser un buen amo de casa, estaba hecho un figurín.
Cuando acabó de limpiar, sacó su barrita de vitaminas con dos velas, las encendió y se cantó el Cumpleaños Feliz.
Nadie lo había felicitado. Al fin y al cabo, era un ratón.


SILVIA MATEO
Hecha la limpieza general, cerró los ojos y un año más sopló las velas, pero esta vez con todas sus fuerzas intentando así ahuyentar la melancolía en que ella le había sumergido. Al fin dijo adiós a cada recuerdo vivido.Limpió cada esquina de la habitación de su antes amada y no dudó en inhalar por última vez una felicidad ya marchita.


LOURDES IBORRA
Hecha la limpieza general, cerró los ojos y sopló las velas... Pero no es algo habitual en la vida de Lauren. Nunca había celebrado su cumpleaños, pensaba que era todo creado por las marcas para que compres regalos. 
Pero esta vez de dio cuenta que al cumplir 62 años su vida era una monotonía, tristeza y estrés, pero lo importante eran sus hijos casados y su marido que decidieron darle todo lo mejor para ella porque se lo merecía, y a partir de ese momento su vida cambiaría por completo. 

PABLO ROMERO
Sentía frio, angustia,falta de oxígeno, nerviosismo y un extraño olor a tierra. Mis ojos se cerraban desesperados tras comprobar angustiado con mis dedos  que lo único  que tenía  a mi alrededor era madera.Mi último recuerdo fue sentir el fuego devorandome poco a poco.
Tal vez se olvidaron que sufro de catalepsia.


PRISCILA MARCOS
GATO
–¿Dónde estás? –dijo el niño mientras le buscaba.

Tras camuflarse en la oscuridad, con agilidad saltó del tejado para desafiar con su mirada verde a su amo, que creyó encontrarle sin saber que solo había encontrado a su sombra.

SILVIA CASADO
Tu y yo, nosotros, juntos de nuevo, confundiendo las sombras, entrelazando palabras. Tus manos con las mías, dedos que se funden en tu pelo y los dos elevamos sueños, sueños que juntos cumplimos, sueños que juntos soñamos.




miércoles, 10 de mayo de 2017

CONCURSO FOTOLECTURAS. CURSO 2016/17

Fotos ganadoras del concurso de Fotolecturas celebrado durante nuestra Feria del Libro. Felicitamos a DAMIÁN TEJADA HERNÁNDEZ . 1º ESO C por sus libros fusionados con la naturaleza. A ALEJANDRO BUENDÍA MARTÍNEZ. 3º ESO B  por esta curiosidad lectora de sus playmobil y a SILVIA MATEO LÓPEZ. 1º BACH. C, por estos libros convertidos en flor. Enhorabuena a todos los ganadores y gracias a todos los participantes.



















lunes, 1 de mayo de 2017

ÉRASE UNA VEZ...EN LA ALHAMBRA

Microrrelatos, relatos y leyendas de la Alhambra. Inventados o recopilados por los alumnos de 3º de ESO del IES Padre Poveda . (3ºA y 3ºB).
Es una actividad que forma parte del proyecto VIVIR Y SENTIR LA ALHAMBRA. Fomentada desde la asignatura de Lengua Castellana y Literatura.



PINCHA AQUÍ PARA DESCARGAR EN PDF

También puedes leer los cuentos en formato Issuu:


martes, 25 de abril de 2017

ACTIVIDADES DE LA FERIA DEL LIBRO


El Certamen de Narrativa lo tenemos en curso.
El Certamen de Ilustración de textos literarios ha estado dedicado este año a Gloria Fuertes. Aquí podéis ver algunos dibujos para el poema "Cómo se dibuja a un niño". Celebramos así el centenario del nacimiento de la autora.






Os muestro también unas imágenes de la exposición de fotografía: LA ALHAMBRA, UN PASEO CON VERSOS. Como ya hemos hecho otros años, nuestros alumnos (1º de Bachillerato y4º de ESO) han ilustrado con poemas las imágenes del fotógrafo accitano Ramón Sánchez: Pícaro D.G. Mil gracias a Ramón por cedernos sus fotos, siempre fantásticas.






Concurso de fotolecturas.
En él los alumnos fotografían algún aspecto relacionado con la lectura y los libros. Preciosas las fotos que nos han entregado.











viernes, 21 de abril de 2017

LA BIBLIOTECA MUNICIPAL DE GUADIX ORGANIZA UN CONCURSO DE CUENTOS PARA CELEBRAR EL DÍA DEL LIBRO Y GANAN EN SUS RESPECTIVAS CATEGORÍAS DOS DE MIS ALUMNAS.


Os presento a Nerea (3º ESO) y a María Tapias (1º Bachillerato), ambas ganadoras del CONCURSO DE RELATO PARA LA ESO y del CERTAMEN DE MICRORRELATOS PARA BACHILLERATO, respectivamente. Las dos tuvieron que escribir un cuento con un principio dado:

-Aquella tarde en la que se estropeó la tele...
-Hecha la limpieza general, cerró los ojos y sopló las velas...

Como os cuento, las dos asistieron ayer, día 20 de abril a la fiesta del libro que organizó la Biblioteca Municipal de Guadix. Allí recibieron un diploma acreditativo y un libro.

ENHORABUENA CHICAS!!!!
SEGUID ESCRIBIENDO.
Y NUNCA OS OLVIDÉIS DE LEER.
FELICIDADES!!!!

jueves, 20 de abril de 2017

3ºB. ACTIVIDADES DÍA DEL LIBRO. ALFABETO LITERARIO



Para celebrar EL DÍA DEL LIBRO he pedido a mis alumnos que completen una frase con las letras del abecedario. El resultado ha sido muy ilustrativo:

YO PIENSO QUE UN BUEN LIBRO DEBERÍA:

-Ayudar a despertar nuestra imaginación e inquietudes.
-Besar el corazón.
-Diferenciarse de todos los demás y ser único.
-Empatizar con los lectores.
-Fomentar el arte y la cultura además de entretener a quien lo lea.
-Guardar las experiencias vividas.
-Hechizar tus sentidos.
-Ilusionar a los lectores.
-Jugar con tus pensamientos.
-Kilometrar nuestras ganas de leer hasta hacerlas infinitas.
-Labrar poco a poco una historia trepidante e increíble.
-Mirar nuestro interior.
-Nadar en un mar de ficción.
-Ofrecer infinidad de oportunidades para cambiar de vida momentáneamente.
-Personalizar su historia con un toque propio.
-Querer soñar con un mundo infinito.
-Rescatar a los que dejaron de leer.
-Saciar nuestras ganas de leer.
-Transmitir las sensaciones que él mismo plasma en sus hojas.
-Unificar sensaciones.
-Vivir por siempre pues hay un final pero no es el final.
-Xerografiar imágenes en nuestra mente.
-Yacer con nosotros de madrugada.
-Zambullirse en nuestro corazón como si de una piscina se tratase.

Muchas gracias a todos los alumnos de 3º  de ESO B.